Indonesia: Komodo y Flores

Después de la odisea de venir a Flores por tierra y mar, “enlazando” autobuses y ferrys, me embarqué en un viaje de dos días fantásticos por el archipiélago de islas en Komodo, haciendo snorkel con cantidad de peces y corales, viendo manta rayas, tortugas, delfines y una orca, y por supuesto visita a los famosos dragones. Hemos visto 6 de los mas grandes. Impresionantes!!!

 

En el viaje he hecho nuevas amistades, creo de las que quedan para tiempo. Habia tres chicas colombianas con las que sigo viaje por Flores, y una pareja de daneses, grandes viajeros, y disfrutando de la vida a tope. Contaron una anécdota que os relato aquí: Estaban atrapados con la familia en una isla, sin poder salir por avería de su avión, y querian salir de alli todos juntos en el mismo vuelo, lo cual era complicado. En medio del cabreo, otro turista se dirigió a ellos en la playa, que al parecer era un lugar encantador, y les dijo:

Podría ser peor… podríais estar en casa…”

La noche la pasamos en la misma isla de Komodo, en la única aldea que hay allí. Fue toda una experiencia. Dormimos en una casa particular, donde compartimos la tarde-noche con sus habitantes, todos muy amables. Por la noche unos visitaron unos jabalies bien hermosos sobre las once de la noche. Salí al porche elevado de la casacasa (están todas en alto) a verlos en la penumbra, ya que la luz solo funciona unas horas al anochecer y la cortan a las diez más o menos. Luego a dormir algo, no mucho, porque se oia perfectamente la vida animal que nos rodeaba, y los gallos empezaron a cantar casi al mismo tiempo que los altavoces de la mezquita, a las 4:30 aprox… Por la mañana temprano desayuno todos juntos y a ver los dragones! Tuvimos bastante suerte, ya que están por toda la isla sin ningún control y a veces no aparecen. La verdad es que acojonan bastante, y más sabiendo que una mordedura puede ser mortal…

Ayer atracamos nuestra barca-cafetera en Kanawa para visitar la isla. El agua cristalina permitía ver desde la superficie los miles de pececitos, cientos de estrellas de mar, pequeños tiburones, peces dragón entre otros, y los corales. Después de un baño entre las estrellas y algún susto de mis amigas colombianas con una raya, me metí al agua con los peces dragón que no se asustaban lo más mínimo de mi presencia y los tenía al alcance de la mano. Ahora entiendo porqué, y menos mal que no se me ocurrió intentar tocarlos (bueno, si se me ocurrió pero no lo hice…): muy bonitos, pero son el tercer pez más venenoso que existe…

IMG_20150506_180933IMG_20150506_181133 IMG_20150506_181511IMG_20150507_170116received_10153396075189095received_10153396072774095received_10153396072514095IMG_20150507_154902IMG_20150507_143857

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *