Una visita al mundo

Hola amigos! 
Cada vez me cuesta más escribir y poner fotos… La verdad es que la tecnología que llevo no me facilita las cosas, pero la principal razón es que me cuesta ponerme a ello, y cada vez le doy menos prioridad a reflejarlo y más a vivirlo. Me acuerdo de una frase de Sabina, acerca de cuando escribía sus canciones, y más o menos decía que cuando estaba feliz y disfrutando de la vida no escribía, que lo hacía en los momentos en que estaba mal o de bajón, y que en cierta forma me inspiro esta: 
Si estas viviéndolo no estás escribiéndolo.
Igual es una excusa que me he buscado para escribir menos, pero cada vez tengo mas claro que este viaje no va a quedar realmente bien plasmado en ningún lugar mas que en mi cabeza, y creo que ni ahí va a estarlo, por lo menos no conscientemente. Estará todo ahí, y algunos detalles saldrán puntualmente en forma de recuerdos; otros se quedarán arrinconados en algún lugar del subsconsciente, olvidados para siempre. Y a pesar de ello, serán fundamentales para la formación de la persona que soy y seré, influenciando y dando forma a mis pensamientos, acciones y modo de vida.
Tengo imágenes de gente, de montañas, de fondos marinos, de costas, de campos, de selvas, de paisajes y panorámicas, de puestas de sol, de modos de vida, de sonrisas, de necesidades, de colores, de miradas… imposibles de retratar o relatar fielmente, al menos para mí. Pero lo intentaré, por lo menos con algunos momentos de esta aventura…
Ahora ya a veces lo llamo aventura, o reto, que es en lo que se ha convertido esta visita al mundo, este viaje maratoniano. Un viaje que empezó con muchas ganas de ver mundo, con la emoción de enfrentarse a lo desconocido, y pensando que era un viaje de la forma en que normalmente se entiende un viaje de este tipo, más o menos como unas largas vacaciones a la aventura. Ahora no lo veo como unas largas vacaciones, por lo menos no lo siento así, sino más bien como una forma de estar viviendo la vida en una visita al mundo, justamente como una visita, donde tomando unas pinceladas de cada lugar visitado te vas con la sensación de querer más, pero el mismo viaje te empuja al siguiente destino; hay que seguir, no hay tiempo para vivirlo todo como desearías, no en este viaje…
Y como es una forma de vivir, aunque sea temporal, hay momentos buenos, regulares y malos, como en cualquier vida normal, pero los que más abundan son los buenos, y los malos duran muy poco porque enseguida viene uno bueno que te hace olvidar todo lo negativo y darte cuenta de todo lo maravilloso que tienes a tu alrededor y lo afortunado que eres (aunque la fortuna tienes que buscársela tú mismo, no te la regalan…)
Así que nada, ya os contaré algunas de mis pinceladas por el mundo otro día, que me voy a vivirlo…

Un pensamiento en “Una visita al mundo

  1. Lina N E

    Per aixo estem nossaltres, per a donarte la palissa i que ens ho contes tot, encara que mes resumit, algo es algo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *